Cómo funciona 2018-07-18T14:13:29+00:00

Un modelo perfecto para disfrutar de las cosas que importan.

Hemos pensado en tus necesidades para que te preocupes de lo importante:
de ti mismo, de tu familia, de tu vida.

CÓMO FUNCIONA

Plaza Quívira es una Cooperativa sin ánimo de lucro basada en el Derecho de Uso

El ser cooperativista implica ser dueño del inmueble, pero sobre todo da derecho a decidir tanto en el diseño del edificio como en los servicios a implantar, al igual que sobre cualquier cuestión de mantenimiento futuro del Centro.

Para ser cooperativista hay que abonar un Capital Social, que se recuperará al abandonar la vivienda, y una cuota mensual de mantenimiento, equivalente a un alquiler.

De esta forma, si mañana necesitas cambiar de casa, puede sustituirte otra familia abonando el mismo Capital Social, así recuperas el dinero aportado al inicio.

Plaza Quívira es una comunidad de viviendas independientes y adaptadas en las que conviven personas de diferentes generaciones,
contamos con zonas comunes y de ocio, además de servicios externos.

Por un Capital Social inicial de 29.000€ a aportar durante la Ejecución del Centro, y el resto en cómodas mensualidades, eres dueño de una vivienda que dispondrá de las comodidades esenciales de un hogar adaptado. (Éstas aportaciones se recuperan cuando abandones la cooperativa).

Además, compartes con el resto de residentes alrededor de 5.000 m2 de servicios comunes que complementarán tu día a día.

Para cubrir los gastos de mantenimiento, debes abonar una cuota mensual de unos 450€. Y si además, quieres disponer de otros servicios particulares, deberás pagar un suplemento.

En definitiva, Plaza Quívira está pensada para los que buscan convivir con su pareja, sus amigos o con personas conocidas, sin perder intimidad, a la vez que tienen todos los servicios y necesidades a disposición:

  • Servicios de atención y cuidado personal

  • Limpieza del hogar.

  • Apoyo social para mejorar las relaciones con el entorno.

  • Comidas a domicilio.

  • Tratamientos de recuperación funcional.

  • Apoyo emocional y psicológico.

  • Apoyo en el seguimiento sanitario, etc.

Comparativa de costes por servicio de un usuario con dependencia permanente asistencial.

La cuota de 1.100 € es para una persona con dependencia permanente, pero si eres una persona que te puedes valer por ti mismo, la cuota podría reducirse hasta los 450 €.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Al Suscribirte aceptas nuestra Política de Privacidad. Para tu tranquilidad, no cederemos datos a terceros sin tu consentimiento expreso.

Súscríbete a nuestra newsletter
close-link