Preguntas frecuentes2019-03-07T19:37:03+00:00
En esta sección iremos publicando las preguntas y dudas más habituales que nos plantean.
¿Quién toma las decisiones y cómo se hace?2019-03-07T19:35:21+00:00

Las decisiones se toman en Asamblea con la votación de todos los Socios.

También, mediante Asamblea, se decide quién forma parte del Consejo Rector, el cual, será el encargado de tomar las decisiones del funcionamiento diario de la cooperativa.

La asociación ARAMADE es la encargada de administrar, moderar, acompañar y asesorar, para un buen funcionamiento de la Cooperativa, e informar al Consejo Rector de todo lo que suceda con la asiduidad definida.

¿Qué responsabilidad económica tengo frente a la Cooperativa o posibles acreedores de la misma?2019-03-13T10:53:03+00:00

Según la Ley de Cooperativas 27/1999, de 16 de julio,  en su artículo 15, punto 3, define lo siguiente:

3. La responsabilidad del socio por las deudas sociales estará limitada a las aportaciones al capital social que hubiera suscrito, estén o no desembolsadas en su totalidad.

Según la Ley 2/1998, de 26 de marzo, de Sociedades Cooperativas de Extremadura. A la cual estamos acogidos, define en su artículo 48, lo siguiente:

Artículo 48. Responsabilidad.

La responsabilidad del socio y, en su caso, del asociado por las deudas sociales, salvo disposición en contrario fijada en los estatutos, estará limitada a las aportaciones suscritas del capital social.

El socio y, si existiera, el asociado sigue siendo responsable ante la sociedad cooperativa, durante cinco años, hasta el límite de las aportaciones suscritas al capital social, por las obligaciones contraídas por la misma con anterioridad a la fecha de la pérdida de la condición de socio o asociado.

 

Por otro lado, en nuestros propios Estatutos Sociales viene definido en su artículo 40 lo siguiente:

Artículo 40.- Responsabilidad

La responsabilidad del socio y del asociado por las deudas sociales, estará limitada a las aportaciones suscritas del capital social, estén o no desembolsadas en su totalidad.

El socio y el asociado sigue siendo responsable ante la Sociedad Cooperativa, durante cinco años, por las obligaciones contraídas por la misma con anterioridad a la fecha de pérdida de la condición de socio o asociado y hasta el límite de las aportaciones suscritas al capital social.

Como se puede observar, las responsabilidades recaen sobre el Capital Social suscrito, que en nuestro caso es de 49.000 €, ahora bien, la forma de pago es la que varía, siendo:

  • Cuando un Socio se adhiere a la Cooperativa, se suscribe a 19.000 €, aportando 1.010 € iniciales y 150 € mensuales durante 10 años.
  • Los restantes 30.000 € se suscribirán una vez se adquiera el suelo y se comience el Proyecto de Construcción. Esta suscripción y su forma de pago será definida mediante acuerdo en Asamblea.
¿Qué requisitos debo cumplir para poder formar parte de la Cooperativa?2019-03-07T20:04:21+00:00

Vienen definidos en los Estatutos Sociales de la Cooperativa, en sus artículos 7 y 8, y dicen:

Artículo 7.- Personas que pueden ser socios

1.- Pueden ser socios de esta Sociedad Cooperativa las personas físicas que estén en pleno uso de sus derechos civiles y con capacidad de obrar que cumplan, en todo momento, los siguientes requisitos:

a) Que su estado psíquico les permita utilizar las instalaciones y servicios de la cooperativa sin ser un peligro para los demás usuarios. No padecer trastornos de conducta que puedan perturbar gravemente la normal convivencia en el complejo residencial.

b) No padecer enfermedad infecto contagiosa.

2.- El personal sanitario de la Cooperativa será el responsable de evaluar y comunicar, cuando proceda, al Consejo Rector el incumplimiento de los requisitos anteriores.

3.- Pueden ser socios de la Sociedad Cooperativa sólo uno de los miembros integrantes de la unidad familiar, entendiéndose por unidad familiar:

a) La integrada por los cónyuges no separados legalmente y los hijos menores de edad no emancipados, si los hubiere.

b) En los casos de separación legal, o cuando no exista vínculo matrimonial, la formada por el padre o la madre así como todos los hijos menores de edad no emancipados, si los hubiere, que convivan con uno u otro.

 

Artículo 8.- Adquisición de la condición de socio

2.- Para adquirir la condición de socio con posterioridad a la constitución de la Sociedad Cooperativa será necesario:

a) Ser admitido como socio.

b) No hay límite de edad para el hijo/a que se incorpora a la sociedad vía transmisión por actos “inter vivos” o “mortis causa” procedente de uno de los socios progenitores.

c) Que en el momento de adquirir la condición de socio, se valga por sí mismo para la realización de actividades básicas de la vida diaria. A este respecto se entiende por actividades básicas de la vida diaria las tareas más elementales de la persona, que le permitan desenvolverse con un mínimo de autonomía e independencia, tales como: el cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial, reconocer personas y objetos, entender y ejecutar órdenes y tareas sencillas. El informe, en el caso de ser necesario su requerimiento, será realizado por el médico que le tenga asignado la Seguridad Social o en su defecto por el que le pueda asignar la Cooperativa. El Consejo Rector tendrá la potestad de admitir como Socio a personas dependientes que no cumplan este punto, no pudiendo exceder su número en más del 30% del total de Socios.

d) Disponer de plaza de alojamiento en ese momento y que su utilización no suponga privar de la misma, a corto y medio plazo, a socios no residentes que se encuentren en situaciones similares de edad y estado de salud, para no sobrepasar en ningún momento el número de usuarios dependientes, total o parcialmente, el 30% del total de socios usuarios.

e) Cumplir en todo momento con lo señalado en el artículo 7 de los presentes estatutos.

f) Permanecer hasta el final del ejercicio económico en que quiera causar baja.

g) Suscribir y desembolsar las cantidades que haya acordado la Asamblea General, de acuerdo con lo establecido en el artículo 43 de estos Estatutos.

h) Suscribir y desembolsar el importe de la cuota de ingreso fijada conforme al articulo 49 de estos Estatutos. En los supuestos de transmisión inter vivos entre familiares y sucesión mortis causa, descritos en el número 3 del artículo 54 de la Ley de Sociedades Cooperativas de Extremadura, el nuevo socio no estará obligado a satisfacer cuotas de ingreso.

¿Cómo se atenderá a las personas dependientes?2019-03-12T18:01:23+00:00

Los dependientes de grado I y II, permanecerán en su casa el mayor tiempo posible, disfrutando de su vida cotidiana y manteniendo sus relaciones y rutinas. El Complejo Plaza Quívira dispone de servicios de atención sociosanitaria y doméstica en el propio domicilio.

Existirán unas unidades de convivencia, que estarán acondicionadas para acoger a los dependientes de grado III. Las preferencias de intimidad y derechos de los residentes, se anteponen a las demás consideraciones.

Es un modelo que tiene presente las capacidades y los deseos de los residentes, en oposición al modelo tradicional en el que el residente debe aceptar la organización.

Se combinan espacios comunes (comedor, salas de estar… ) y espacios privados. Dispondrán de habitación y baño, algunas contarán con una sala de estar para relacionarse con los familiares y amigos.

¿Que es el Derecho de Uso?2019-03-13T11:14:18+00:00

El derecho de uso es un modelo habitacional que se encuentra entre la propiedad y el alquiler, en el que se puede disponer de una vivienda durante un tiempo indefinido, participar en la toma de decisiones sobre su funcionamiento y diseño, pero sin llegar a adquirirla en propiedad, eliminando así la posible especulación.

Las ventajas del modelo de uso, frente a la compra, es que la hipoteca la solicita la cooperativa y no cada cooperativista, con lo que el responsable frente al banco es la cooperativa.

La ventaja frente al alquiler, es que como socio tiene voz y voto en todo lo que se define para la vivienda: desde el diseño de los espacios o de las normas de convivencia, incluso la elección de los servicios comunes a implantar. Cada socio tiene un poder de decisión que nunca tendría en el caso del alquiler.

Nuestra Cooperativa es la propietaria del inmueble durante la vida del mismo y ceden el derecho del uso de las viviendas a nuestros cooperativistas por un tiempo indefinido. De esta manera, la cooperativa gestiona aspectos como la entrada y la salida de inquilinos, el mantenimiento del edificio o el alquiler de locales o servicios. Este sistema dificulta los procesos especulativos, anteponiendo lo común a lo individual.

El derecho de uso es indefinido en el tiempo, transmitido y heredado. El cooperativista lo adquiere mediante el pago de una cuota de entrada inicial, que recupera al abandonar la vivienda, y lo mantiene con una cuota mensual equivalente a un alquiler.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies